LA HISTORIA DEL CASETE

17864-audio-cassettes-pv

Uno de los elementos más representativos del siglo XX en la música, sin lugar a dudas fue el casete, una cinta magnética de grabación que se introdujo a principios de 1960 y que se ha usado para una gran variedad de propósitos.

Cuando este apareció por primera vez, su capacidad y calidad de sonido era bastante pobre debido a su pequeño tamaño, pero la evolución de codificación analógica dio lugar a grandes mejoras en la vida de la tecnología. La marca Philips, a eso de los años 60, lo presentó como producto para grabación de dictado personal, pero fue en 1971 que se convirtió en un nuevo estándar para la industria discográfica.

Y fue realmente en los años 80 que se llevó a cabo su popularización, la marca Sony lo comercializó junto con el emblemático Walkman, así poco a poco se dio la expansión con radios en los coches y los hogares, desplazando de cierta forma los tradicionales vinilos en los estantes de los vendedores de música.

Pero su uso, no solo se limitó a la grabación de música, ya que al poder re-grabarse, este serviría para darle paso a los primeros contestadores telefónicos. También funciono en la grabación de datos, compañías como Apple y Hewlett Packard ofrecían en su portafolio computadores con unidades de cinta incorporadas.

En los 90 llega la década del rechazo hacia el casete compacto, a medida que pasaban los años se iba convirtiendo en un elemento innecesario con la creación del CD y la llegada de la tecnología digital, esto condujo a los consumidores a preferir un disco compacto, convirtiendo al casete en una tecnología obsoleta.